Las Api son de notable importancia en el desarrollo de Android, también en el uso que hacemos del móvil. ¿Por qué? Te lo explicamos.

Necesitas ser desarrollador para aprovechar las API que brinda el sistema, pero también te conciernen como usuario. ¿No sabes lo que son? Acerquémonos a esta parte fundamental de cualquier sistema, Android incluido.

Android, como cualquier sistema informático, posee una serie de términos que dan acceso a numerosas funciones y especificaciones. Una buena parte de esos conceptos los utilizamos a diario incluso quienes no somos desarrolladores o expertos en los componentes de los smartphones. RAM, LTE, apertura de la cámara, ratio de aspecto… Haríamos una lista inmensa de la que podríamos escribir un diccionario. Uno de esos conceptos es el de “API”.

Si sigues la actualidad del sistema habrás leído más de una vez esa sigla, especialmente cuando Google presenta una nueva versión de sistema. Se suele detallar que la API de un componente concreto se actualiza para integrar nuevas funciones, por ejemplo; mejorando con ello el uso de los dispositivos que acceden a esa versión. Así que, ¿por qué son tan importantes para los usuarios esas APIs? Veamos.

La API es la carretera que facilita la comunicación entre dos softwares

Esta es la explicación más condensada. La API o Application Programming Interface (interfaz de programación de aplicaciones) abre la puerta a que dos componentes de software distintos se comuniquen para que ambos obtengan información del contrario. En un mundo informático en el que todo tiene patente las APIs son la única manera de ofrecer acceso seguro para que los desarrolladores puedan trabajar con programas y servicios externos de manera muy sencilla.

Cada API brinda comunicación entre dos softwares distintos para así intercambiar datos

En Android disponemos de numerosas APIs que ofrecen a los desarrolladores la posibilidad de gestionar todo el smartphone a través de sus propias apps. La cámara tiene su API, por ejemplo: de esta manera un programador puede crear una app que le permita acceder a lo que captura el sensor y poder registrar fotografías sin necesidad de programar una herramienta para cada cámara del mercado.

Las APIs ofrecen un acceso universal al software para ahorrar esfuerzos de desarrollo sin que el sistema esté en peligro con los datos que los desarrolladores obtienen desde sus apps. Además, Google y los fabricantes pueden actualizar sus componentes sin necesidad de renovar por completo el sistema. Basta con que renueven las API concretas para que los desarrolladores obtengan las nuevas funcionalidades; redundando en el usuario ya que este obtiene mejoras y un mayor número de opciones a las que acceder.

No solo los componentes y los servicios del smartphone ofrecen una API para que los desarrolladores se comuniquen con ellos, también todos los servicios web y redes sociales ofrecen su propia API. Por ejemplo, Twitter, Facebook o Telegram, entre otros.

Fuente: elandroidelibre.elespañol